viernes, 14 de febrero de 2014

Corazón de chicle

Ya me decía mi madre cuando era pequeña, que veía cosas raras y que tenía la cabeza llena de pájaros. Enseguida me llevaba las manos a la cabeza y al no notar nada me quedaba mirándola, extrañada, sin comprenderla. Entonces ella sonreía y yo sonreía también.
Y el otro día, al agacharme para mirar algo que había en el suelo me acordé de ella cuando me dijeron que qué hacía en el suelo, que sólo había porquería.
- ¿Porquería? - pensé - yo no la veo, veo piedras, barro, un poco de arena y .... un corazón de chicle. Aplastado, pisado, mil veces masticado y escupido. Pero todavía rosa, entero, irrompible y elástico, seguro que algo ciego y lleno de ilusión.-
Y sonriendo levanté la mirada y él me sonrió también.

chicle en el suelo con forma de corazón

2 comentarios: