lunes, 7 de abril de 2014

Ola de calor

Esta noche me muero, me muero de calor. En este momento de sábanas revueltas, salto de la cama, me pongo algo ligero y dejo que esta ola de calor me arrastre hasta la playa.
Estoy sola y descalza, me acompaña la luna, llena de deseos incumplidos, pero no me importa porque soy invisible. Ya no tengo secretos que guardar ni recuerdos que olvidar. Sólo quiero pasear y perderme.

relato visual de seis fotografías



Pero el mar me ve y me llama, y sus olas traviesas me acarician los pies y me salpican entera ... y siento mi vestido como una segunda piel, pegado, empapado y fresco a la vez.

De repente el mar me cubre hasta la cintura y una corriente de agua cálida se me enrosca en los tobillos, como tentáculos, ascendiendo poco a poco por los muslos, con caricias de algas y espuma que me paralizan, me estremecen y me hacen gemir ...





Y me abandono, dejo que la serpiente marina me posea, notando el ímpetu de las olas en mi interior, su palpitar y el eco de las mareas rompiendo contra las rocas.
Y me hundo en su abrazo eterno, que me envuelve y me retiene, sintiéndome cada vez más y más lejos de mí, mientras me susurra ancestrales canciones de amor perdidas en el tiempo.


Si te ha gustado, te gustará:
El beso de la sirena
Kubrick y el amante desconocido


0 comentarios:

Publicar un comentario