lunes, 27 de octubre de 2014

Verdes caricias

Ayer descubrí que las flores dan gusto.
Fue por casualidad. Ocurrió que justo a la salida del cole me entraron ganas de mear y me metí en un jardín con hierba alta. Total que se me juntaron las prisas con las cosquillas que me hacían las plantas y, riéndome, se me mojaron las bragas. Las metí en la mochila, me subí un poco el uniforme enrollándomelo en la cintura y me adentré en el jardín.
La plantas me envolvían, era como si me quisieran conocer y tocar, sentí sus pequeños arañazos, pinchazos y caricias en los muslos y más arriba ... y fui descubriendo sensaciones nuevas y naturales.
Se lo he contado a mi amiga Ana y me ha dicho que no quiere venir, que eso no está bien.
¿¿Que no está bien??  ¡¡Si está superbien !!  Hoy pienso volver.

piernas de mujer entre la hierba

Si te ha gustado, te gustará
Kris la astronauta
El niño, su gato y EL
En los límites de mi realidad

0 comentarios:

Publicar un comentario