viernes, 13 de febrero de 2015

Beso caníbal

Hoy le beso como sea, de hoy no pasa. En el tajo, cuando estemos a solas. Sé que lo desea tanto como yo. Lo noto en su mirada febril cuando me acerco, en su pantalón abultado, lleno de deseo, como el mío, duro, palpitante, enganchados en el poste de Alta, empalmados los dos.
Como cada vez que me toca, como si nada, una palmada en el hombro, un roce de su mano cuando me pasa la herramienta ... Es entonces cuando noto la corriente, la electricidad de su cuerpo me traspasa, me enciende y me deja sin respiración.
Le deseo, oh Dios cómo le deseo, con toda mi alma. Quiero abrazarlo con desesperación, apretarme a su torso de músculos de acero, sumergirme en su olor de metal y sándalo, comerme su boca, a mordiscos, a dentelladas, atrapando su lengua, chupándola, succionándola, devorándola toda, entrechocando los dientes, respirando su aliento, en un beso caníbal que sacie esta hambre que tengo de él ... de una vez por todas.

dos hombres besándose en un poste de alta tensión
The kiss of life

Si te ha gustado, te gustará
Ola de calor
El beso de la Sirena
Kubrick y el amante desconocido

1 comentarios: