lunes, 13 de abril de 2015

El Sendero

En un lugar no muy lejano existe un recóndito sendero, escondido, en cuyo interior imperan las sombras y el frío, y en donde sólo se escucha el chasquido de las hojas al caer.
El sendero se va estrechando conforme se adentra en él. Los árboles que lo custodian son antiguos y umbríos, y a su interior no pueden acceder ni humanos, ni lobos ni cuervos.
A ambos lados, en sus paredes de ramas y hojas, crecen helechos y musgos, y entre ellos asoman, a veces, destellos misteriosos como de lágrimas sueltas que brotan del rocío y transforman el sendero en una fantástica cueva de diamantes de plata y agua cuando hiela o cuando hace frío.
En sus profundidades reina un silencio contenido que ni el viento ni el canto de los pájaros pueden romper, y que guarda el secreto de Mari, de las lamiak y de Basajaun. Y de las brujas también.

"Izena duenak izana du" (lo que tiene nombre existe).

sendero en bosque con destellos

Si te ha gustado, te gustará
Naturaleza zombie
Mi bosque
El beso de la Sirena

0 comentarios:

Publicar un comentario