martes, 23 de junio de 2015

Cita con el Diablo

Mi abuela decía que en la noche de San Juan el diablo anda suelto. Y es cierto.
Desde entonces cada verano, en cada solsticio, lo invoco. Escribo en un papelito mi conjuro, mi deseo de verlo otra vez, y lo arrojo al fuego de la hoguera, porque el fuego es su reino.
Cuando el papel arde y se vuelve azul, salto y atravieso el aliento sobrenatural de la llama, y siento su calor y su olor mientras le revelo el fuego de mi cuerpo.
Esa noche, en mi habitación, abro la ventana de par en par y dejo que entre la brisa caliente con aromas de azufre de brasas remotas.
Y desnuda, tan sólo cubierta por una ligera sábana de verano que me quema, espero su llegada.

mujer en la cama desnuda de espaldas medio tapada con la sábana

Si te ha gustado, te gustará
Ven un poco
Sonámbula
En el coche fantástico

0 comentarios:

Publicar un comentario